Periodos sensibles

¿Qué son los periodos sensibles en el método Montessori?

Durante los primeros años de vida de un niño es habitual descubrirle repitiendo incesantemente ciertas tareas o actividades que le permite aprender de forma más sencilla y natural, si los padres sabemos cómo ayudarle a conseguirlo.

Estas atracciones intensas que sienten los más pequeños, de forma innata y totalmente espontánea, para realizar algún tipo de actividad, denominada como periodos sensibles, fue observada y descubierta por María Montessori.

New Call-to-action

Detectarlos y saber encaminar a los niños para aprovechar estos periodos sensibles será fundamental para su desarrollo y aprendizaje.

Te contamos cuáles son las características de los periodos sensibles, descubrimos cuáles son los principales, cómo detectarlos y cómo podemos dar respuesta a ellos. 

Características de los periodos sensibles

Periodos sensibles características

Durante la primera etapa de desarrollo de los niños, de los 0 a los 6 años aproximadamente, atraviesa una serie de períodos sensibles que le predisponen, en mayor o menor medida, a evolucionar más deprisa en ciertos aspectos.

Estos periodos sensibles tienen unas características muy concretas entre las que destacan:

  • Temporalidad limitada en el tiempo.
  • Son irrepetibles. En cuanto termina el periodo sensible en el que están abocados, no vuelve, convirtiéndose en ventanas de oportunidad que los pequeños deben aprovechar para desarrollarse de forma natural y aprender sobre sí mismos.
  • Pueden superponerse. En muchos casos, varios periodos sensibles pueden coexistir.
  • Concentración espontánea. Gracias a los períodos sensibles los niños pueden trabajar y concentrarse de forma totalmente natural y espontánea, realizando las tareas con una gran concentración. 

¿Cuáles son los principales periodos sensibles?

Periodos sensibles principales

Aunque existen distintos tipos de periodos sensibles destacan los relacionados con el orden, el movimiento y el lenguaje.

  • Orden. Durante este periodo sensible los niños organizan mentalmente su percepción del funcionamiento de su entorno. Esta etapa se sucede desde el primer año de vida, hasta los 3 años y medio aproximadamente, y en ésta se construye su lógica y capacidad de razonamiento. Si los padres conseguimos reproducir un cierto orden en su espacio al pequeño le resultará más sencillo organizar su mente para extrapolar esa organización a un entorno mayor. Trabajar correctamente este periodo sensible desde un primer momento, será fundamental para la construcción de la mente matemática, porque no se trata únicamente de un periodo sensible relacionado con el orden físico, también el mental.
  • Movimiento. Este periodo sensible se desarrolla desde el año y medio a los 4 años y durante esta ventana de aprendizaje natural, el niño tiene especial sensibilidad para depurar sus habilidades motoras más refinadas, como manipular pequeños objetos, o utilizar correctamente un lápiz para dibujar o escribir, etc. Transcurrido este periodo necesitará de un esfuerzo mayor para controlar los músculos que intervienen en este tipo de tareas, aparentemente tan sencillas.
  • Lenguaje. Se trata de uno de los periodos sensibles más largos ya que sucede desde su nacimiento a los 6 años. Siente la necesidad espontánea de generar movimientos producidos con la boca y a la apreciación vocal. Por ello, los niños tienen una gran capacidad de aprender distintos idiomas al mismo tiempo. Si los padres no estimulamos este periodo puede provocar retrasos en el desarrollo del lenguaje. Aunque en los primeros años de vida el niño absorbe los aspectos esenciales de su lengua materna, más adelante conseguirá asimilar correctamente todo lo relacionado con la pronunciación, la entonación, el acento y el vocabulario.

Cómo detectar un periodo sensible en tu hijo

Periodos sensibles detectar

Fíjate en qué hace tu hijo durante sus primeros años de vida. Cuando le descubras llevándoselo todo a la boca es que está trabajando el periodo sensible del refinamiento de los sentidos, mientras que si no para de hablar y hacer preguntas está desarrollando su periodo sensible del lenguaje o si observas que no para de sacar y guardar cosas muy concentrado,  está en el periodo sensible del orden, entre muchas otras opciones.

Además de estos ejemplos, puedes detectar periodos sensibles en tu hijo si:

  • Tu hijo repite alguna actividad continuamente, sin motivo aparente.
  • Descubres a tu hijo muy concentrado en realizar esa tarea y lo hace durante muchos días seguidos.
  • Lo hace incluso en momentos o lugares que no se te habían ocurrido, como en el caso del periodo sensible del orden, le observas ordenando una habitación que no es la suya o incluso fuera de su casa.

Cómo dar respuesta a los periodos sensibles, según el método Montessori

Periodos sensibles respuesta

Para incentivar y promover esta capacidad de desarrollo espontánea y natural los padres podemos actuar, sin quemar etapas o adelantarlas, tras observar al pequeño cuando está en plena explosión de un periodo sensible de la siguiente forma:

  • Ofreciéndole la libertad de escoger libremente qué tareas quiere hacer y que las pueda hacer individualmente, por sí mismo.
  • Aunque poner límites a tu hijo es necesario, porque le proporcionan seguridad, confianza y orden, trata de no reprimirle, si no orientarle.
  • Prepara los espacios y ambientes para que pueda desarrollar los periodos sensibles, especialmente en el periodo sensible del orden.
  • Predica con el ejemplo, ya que tal y como nos comportamos los padres servirá de referencia para nuestros hijos.

Observar y educar teniendo en cuenta esos periodos sensibles será de gran ayuda para impulsar su desarrollo físico y mental, factores imprescindibles para una correcta evolución de los más pequeños de casa.

New Call-to-action

Leave a comment

There are no comments

Suscríbete a la newsletter